El agente Stover aseguró que la mujer del video es Azalea Rangel Meléndez, una de las imputadas y actualmente prófuga. Mientras que el adolescente, señaló, también ya fue identificado.

El agente policiaco también indicó que se encontraron videos de cuatro niñas que fueron obligadas a tener relaciones sexuales entre sí, para satisfacer la lujuria del “apóstol de Jesucristo”.

Todas estas evidencias, dijo, se encontraron en un teléfono iPhone de Naasón, el cual contenía alrededor de 100 mil fotografías y unos mil videos. El dispositivo aún no ha sido revisado en su totalidad.

Aparte, dijo, se están analizando tabletas electrónicas y computadoras portátiles del líder de la Luz del Mundo.

También se refirió a mensajes de texto entre Naasón y una de las víctimas. Son mensajes de “naturaleza extremadamente sexual”, dijo Stover.

Y agregó:

“El contenido era planear grandes fiestas sexuales. Y la comunicación del señor García era que esperaba estar con niñas. Eran escenarios planeados con fantasías sexuales que la víctima Jane Doe (nombre ficticio) iba a facilitar al señor García”.

Todos estos testimonios formaron parte de la evidencia presentada por la Fiscalía de California en la audiencia en la que se le negó la libertad bajo una fianza de 50 millones de dólares.

Por su lado, el abogado de Naasón, Kenneth Rosenfeld, señaló que la parte acusadora hizo una “caracterización completamente falsa” al afirmar que es una “bendición” para las niñas de la Iglesia ser violadas por el pastor.

Esposado y vestido con un uniforme de reo color naranja, Naasón escuchaba cabizbajo la audiencia, manteniéndose siempre atento a la traducción que le llegaba a través de un auricular.

A unos pasos de él estaban decenas de feligreses de la Luz del Mundo, así como familiares de las otras dos coacusadas: Alondra Ocampo y Susana Medina Oaxaca.

Todos los acusados se declararon inocentes, argumentando que son víctimas de enemigos anónimos que los están calumniando. Por ello, confían en que saldrán libres.