CM / OPINION / ¿QUÉ HACE?

¿QUÉ HACE?

En abril de 2010 la seguridad en el país estaba sumamente complicada. Las estrategias del Presidente Calderón al respecto habían fracasado y los resultados eran estrepitosos, y en el Congreso Federal la Comisión de Seguridad Pública estaba presidida por un bajacaliforniano de manos torpes, inexpertas, ignorantes a cabalidad sobre el tema, e inactivas. La designación del titular había sido por compromisos de la bancada dominante no obstante dicha persona tenía estudios incompletos de la licenciatura en Derecho. Hoy es un actor político en nuestro estado; ¿su nombre? viene más adelante. Este artículo forma parte de una serie de cinco que fueron publicados al respecto, sucesivamente entonces, y a partir de hoy aquí estaré reproduciendo no solo por su vigencia sino para prevenir de falsas promesas en los tiempos actuales. Va, pues, la reproducción:

“Diversos posicionamientos y sucesos se han dado en los últimos días en relación con la seguridad pública en el país, que deben analizarse tanto en lo individual como en su conjunto porque confirman, indudablemente, no solo que no hay una estrategia definida en el combate a la delincuencia en general -organizada y ordinaria- sino que, más grave aún, no existen políticas públicas correctas y congruentes que permitan vislumbrar -a largo plazo siquiera-, el descenso paulatino del accionar criminal que subsiste y crece en gran parte del territorio nacional.”

“Vea usted; el pasado ocho de abril el titular de SEDENA afirmó en reunión con la Comisión de Defensa Nacional de la Cámara de Diputados, que el ejército permanecería en las calles en lucha contra la delincuencia entre 5 y 10 años más, o sea, de 2015 a 2020. Sin embargo, tres días después, el presidente Calderón anunció el retiro paulatino del ejército en esta lucha, que los militares estarán de regreso en sus cuarteles en 2011, y que a partir de entonces solo realizarán tareas de erradicación e intercepción de narcóticos, e intervendrán en “operaciones quirúrgicas” -como hacían antes de la ‘guerra’-. Este repliegue militar inició justo en Ciudad Juárez, donde la SSPF tomó el control operacional; pero considerando que cuatro años después de la intervención militar la actividad criminal no se contuvo sino que se incrementó a niveles extremos, este repliegue tiene un lamentable sabor a derrota. Por si fuera poco, ya con el control operacional de la Policía Federal, bastaron solo cuatro días para que ayer cayeran doce elementos por extorsión.”

“Días después, el trece de abril, se conoció la intención de SEDENA para comprar un jet de lujo -usado- para servicio del Secretario, con valor de 41 millones de dólares, justificando la adquisición en “las necesidades de transporte ejecutivo del Alto Mando y su Estado Mayor, así como brindar este apoyo a personalidades civiles o de la prensa nacional e internacional”; así consta en el proyecto de ‘inversión’ que obra en poder de la SHCP. No pasa desapercibido que cuando SEGOB compró el Lear jet 45 para transporte del titular -adquirido en el sexenio de Fox, derribado en el de Calderón- tuvo un costo de 11 millones de dólares; el de ahora, es doble en tamaño pero cuádruple en precio.”

“¿Las circunstancias económicas del país justifican la compra, incluso, para apoyo de ‘personalidades’ o de la ‘prensa’? Por supuesto que no, bajo ninguna circunstancia, salvo que sea en agradecimiento al respaldo militar que ha recibido el Presidente en su guerra fallida, aplicando aquello de ‘amor, con amor se paga’.”

“Por otra parte, cuando los gobernadores de Arizona y Nuevo México solicitaron al presidente Obama el envío de la Guardia Nacional para apoyar las labores de vigilancia de la zona fronteriza, la SRE replicó inmediatamente -comunicado 095- argumentando que más que despliegue militar, lo que se necesita es colaboración, corresponsabilidad, coordinación y respeto mutuo ante problemas comunes. ¿Pero qué, acaso, lo que hizo México no fue, precisamente, militarizar las fronteras, al igual que el resto del país? Porque si hubiera duda de la del sur, el ocho de abril se informó que fuerzas militares detuvieron en Tapachula a 5 personas en posesión de lanzagranadas, granadas, armas de alto poder y cartuchos diversos, en ruta al Estado de México introducidas por Centroamérica.”

“No se trata de resaltar la incongruencia de que México militarice sus fronteras y se oponga a que Estados Unidos haga lo propio en la suya, sino que la postura crítica de nuestro país -mediática las más de las veces- ha sido que por la frontera norte es por donde se introducen las armas que utiliza la delincuencia organizada, responsabilizando a EU por venderlas ‘sin control’ en lugar de reconocer que, en gran medida, se debe a la inteligencia inexistente en los diversos puntos de acceso a nuestro país que, dicho sea de paso, el SIAVE nada remedia. No hay duda que la militarización norteamericana de su frontera, disminuiría el tráfico de armas a México. Además, nadie enciende alertas de que el seis de abril Hugo Chávez dispuso la compra de armas a Rusia por más de 5 mil millones de dólares, con la justificación del combate al terrorismo. Y Venezuela está muy cerca de Centroamérica.”

“En el mismo orden de ideas, el doce de abril el gobierno federal entregó un informe ‘confidencial’ a senadores con motivo de la reunión con el gabinete de seguridad, en el que se indica que de diciembre de 2006 a la fecha, se contabilizan 22 mil 700 muertos producto de la guerra al narcotráfico, que a Juárez corresponden 4 mil 324 -a Tijuana 2 mil 88- y que, en el mismo período, han sido capturadas 121 mil 199 personas; sin embargo, no precisan cuántas víctimas inocentes han sido ejecutadas, cuántos de los que dicen capturados han recuperado su libertad, cuántos han sido arraigados y, menos, cuántos de estos fueron liberados. (Información de todas las referencias en http://en2010.blogspot.com)”

“Muchos aspectos similares se podrían apuntar; sin embargo, ante el fallido resultado oficial, las políticas contradictorias, la ausencia de estrategia efectiva, y la transparencia poco confiable -por aquello de la manipulación conveniente de cifras-, debe destacarse, sobre ello, la nula actividad de los diputados federales para clarificar el rumbo del país en seguridad pública. Esa responsabilidad le corresponde, específicamente, a la Comisión de Seguridad Pública de la actual Cámara de Diputados misma que, a seis meses de instalada, es un cero a la izquierda.”

“La aludida comisión, presidida por José Luis Ovando Patrón -estudiante de Derecho con carrera trunca según su sitio oficial- se ha reunido en cuatro ocasiones: 14 de octubre para su instalación y propuestas; 4 de noviembre para análisis y propuestas del presupuesto de egresos en Seguridad Pública; 15 de diciembre para aprobación del Plan de Trabajo 2009–2010, y 10 de febrero de 2010 para -entre otros puntos- discutir y aprobar, cuatro meses después de instalados, dictámenes en relación con el rezago, lo que no hicieron solicitando ‘más tiempo’.”

“¿Qué ha hecho, entonces, la ‘comisión’ de Seguridad Pública en estos casi ocho meses, desde el 1º de septiembre, cuando el país ha estado ardiendo?, ¿Qué hace el diputado Ovando como su presidente?, ¿Qué puede informar de ocho meses de gestión? Porque, además, del 1º de septiembre a la fecha se han presentado en esa Comisión 16 iniciativas y las 16 están pendientes, al igual que 16 asuntos más, adicionales, presentados en el mismo período. Continuará.”

Checa Esto

¿Qué son los alimentos enriquecidos y fortificados?

Es posible que cuando vayas de compras leas a menudo en las etiquetas que son …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *