CM / OPINION / QUE LA NACIÓN SE LO DEMANDE: 2006 – 2012

QUE LA NACIÓN SE LO DEMANDE: 2006 – 2012

Voy a concluir con la transcripción de algunos fragmentos de mi libro “Que la nación se lo demande. Cronología de la fallida guerra de Felipe Calderón contra el crimen organizado”, con la publicación del día de hoy. El libro cuenta con poco más de 330 páginas dividido en 8 capítulos: Declaración de guerra, Rounds de sombra, La sacudida, El descenso, Sin brújula, La caída, y, El final. Cuenta con 237 pies de página que aportan más datos, sustentan y apoyan los comentarios vertidos. Va, pues, la última:
“Lamentablemente, no solo la evaluación nacional en el renglón de seguridad y justicia es reprobatoria sino que en el plano internacional también. Vea usted.”
“El Instituto para la Economía y la Paz, que es un centro de estudios globales que investiga la relación entre la economía, los negocios y la paz, publica anualmente el Índice Global de Paz (IGP), que incluye el ranking de naciones de menor a mayor peligrosidad. Este es elaborado por la Unidad de Inteligencia Económica, y se calcula utilizando 23 indicadores en tres grandes rubros que son: conflictos internos y externos en curso, seguridad y protección en la sociedad, y militarización. Cada uno de estos rubros tiene diversos indicadores, de los que destacan el nivel de delincuencia organizada, número de muertes por delincuencia organizada, percepción de criminalidad en la sociedad, actos terroristas potenciales, cantidad de homicidios por cada 100 mil habitantes, nivel de delincuencia violenta, posibilidad de demostraciones de violencia, cantidad de personas encarceladas por cada 100 mil habitantes y varios más, que van en correlación con otra serie de indicadores de desarrollo social entre los que sobresalen corrupción, libertad de prensa, respeto de los derechos humanos y tasa de matrícula escolar.”
“Bajo ese contexto los resultados son también muy lamentables, debiendo precisar que el año en que se publican corresponden al año inmediato anterior. Veamos.”
“En el IGP publicado en 2007 –que corresponde a 2006-, México se ubicó en el lugar 79 dentro de un concierto de 121 naciones, con un puntaje de 2.12 en escala de 1 a 5, donde 1 es el mejor. En ese año la posición de México fue mejor, incluso, que Estados Unidos, que se ubicó en el lugar 96 con puntaje de 2.31. Para 2008, México se ubicó en el lugar 93 de un total de 140 países, manteniendo el mismo puntaje de 2.12, resultando mejor posicionado que Colombia, Ecuador, Guatemala, Haití, Honduras, Jamaica, Trinidad y Tobago y Venezuela por lo que se refiere a Latinoamérica y el caribe. En 2009 México bajó al lugar 108 de un total de 144 países con un puntaje de 2.20, siendo rebasado en ese año por los países caribeños a excepción de Haití, y en 2010 México se situó en el lugar 107 de un total de 149 naciones aunque con un puntaje menor de 2.21, sobre las mismas naciones centro y suramericanas del año anterior.”
“En el IGP publicado en 2011 –en mayo- México se ubicó en el lugar 121 de 153 países con un puntaje de 2.36, siendo rebasado por Haití, Honduras y Ecuador, quedándose en el sótano con Guatemala, Venezuela, y Colombia aunque el mismo estudio señala que Guatemala ha sido arrastrada en su descenso por México. Lo anterior significa que en 4 años de evaluación México ha descendido 31 lugares, puesto que el puntaje que obtuvo en 2007 de 2.12, en este año corresponde a la posición 90 en la que se ubicó, precisamente, Ecuador.”
“Y esto no es otra cosa sino consecuencia de la fallida guerra de Felipe Calderón.”
“Deben repasarse, también, otros datos del contexto internacional generados los últimos dos años (2011 – 2011), para entonces pensar en qué es lo que habrá escrito el presidente en su informe, y qué es lo que dirá en su mensaje a la nación el día de hoy, 1º de septiembre de 2011.”
“Anualmente, el Banco Mundial publica los “Indicadores Mundiales de Buen Gobierno”, que son los siguientes: 1. Control de corrupción; 2. Aplicación de la ley; 3. Estabilidad política y ausencia de violencia y/o terrorismo; 4. Eficacia gubernamental; 5. Calidad regulatoria; y 6. Voz y responsabilidad. Estos indicadores se obtienen de 215 países, desde Afganistán hasta Zimbawe. Por lo que se refiere a México, resultados de 2007 a la fecha son muy preocupantes pues resulta reprobado en los tres primeros indicadores con un descenso marcado y sostenido mismos que, en mi concepto, son los más importantes. Considerando que la calificación mayor es 100 y la más baja 0, vea usted los resultados.”
“En el indicador “Control de corrupción”, en el año 2003 -la mitad del gobierno de Fox- México se calificaba con 54.4; en 2007 con 51.2, y en 2009 con 49.0. En el indicador “Aplicación de la ley”, en 2003 México se calificaba con 44.8; en 2007 con 37.06, y en 2009 con 34.0. En el indicador “Estabilidad política y ausencia de violencia y/o terrorismo” –donde el descenso ha sido más vertiginoso-, en 2003 México se calificaba con 42.3, en 2007 con 26.9, y en 2009 con 22.2, ya en la zona marcada roja, de peligro.”
“Por otro lado, en septiembre de 2008, Transparencia Internacional publicó un estudio titulado “Índice de Percepción de la Corrupción” que situó a nuestro país en el lugar 72 entre 180 países. En el estudio de 2009 publicado en septiembre de ese año descendió a la posición 89, y en el correspondiente a 2010 –dado a conocer en Berlín en octubre de ese año- se deslizó hasta el 98, con una calificación de 3.1 en escala de 0 –muy corrupto- a 10 –ausencia de corrupción-. Esto significa que en dos años México se fue, en caída libre, 26 lugares. Adicionalmente, debe considerarse que conforme a los mismos estudios de Transparencia Internacional, en el año 2001 México se encontraba en el lugar 51 de la lista y que en el 2006 había bajado al lugar 70, lo que significa que en el sexenio de Fox el país cayó 19 lugares; ahora, faltando un año para el fin de la administración calderonista, ha caído 28 lugares más, pudiéndose predecir que –de seguir igual- al final de este gobierno habrá descendido 35 niveles en total.”
“Todos los resultados son alarmantes.”
“Calderón ha fallado gravemente al país. El informe que presentó ayer ante el Congreso -1º de septiembre de 2011-, pone en evidencia resultados en seguridad y justicia que se fueron advirtiendo a lo largo del ejercicio presidencial, y demuestran tanto la responsabilidad histórica que tendrá el presidente –esa que deriva del juicio de la historia- como la responsabilidad penal que se le debe fincar para procesarlo judicialmente, por más que se rasguen las vestiduras tanto sus partidarios como aquéllos que saben que la cola les podría ser pisada de la misma manera”.
“Deben hacerse respecto del Quinto Informe, algunas precisiones.”
“Por lo que respecta a seguridad y justicia, y sin perder de vista que Calderón incrementó en 515% la fuerza operativa contra la delincuencia organizada –más de 60 mil elementos castrenses y más de 40 mil policías federales-, el análisis objetivo del 5º informe arroja los siguiente resultados en los rubros que se indican:”
“-Delitos federales: En el gobierno de Calderón se han incrementado en 82 por ciento a partir del último año de gobierno del presidente Fox, precisando que el incremento del gobierno del presidente Zedillo al de Fox fue de 6 por ciento.”
“-Delitos contra la salud: El incremento de Zedillo a Fox fue de 35 por ciento en tanto que de Fox a Calderón ha subido 173 por ciento. Y eso que lo ha combatido ‘como nunca’.”
“-Delitos del fuero común: La incidencia en delitos contra la salud incide, indudablemente, en la comisión de delitos locales. De Zedillo a Fox aumentó 7 por ciento, y de Fox a Calderón el aumento ha sido, hasta la fecha, del 17 por ciento –con más de cien mil policías y soldados en las calles-.”
“-Aseguramientos de droga: En el gobierno de Calderón se han incrementado en un 6 por ciento, en promedio, sin olvidar que tiene cien mil elementos operativos más que sus antecesores. Sin embargo, en el gobierno de Zedillo, y por lo que se refiere específicamente a cocaína, el aseguramiento del alcaloide fue 19 por ciento más que en el gobierno de Calderón considerando exactamente el mismo período de ejercicio gubernamental –casi cinco años-.”
“Por lo que hace a marihuana, debe aplaudirse que Felipe ha incrementado su aseguramiento en un 133 por ciento más que Fox, sin que deban perderse de vista dos aspectos fundamentales: uno, incrementar el decomiso se debe a que hay más siembra, cultivo, cosecha y transporte; dos, la fuga del Chapo Guzmán en enero de 2001, antes de que Fox cumpliera dos meses de ejercicio y, como bien dice el dicho, “a ojo del amo engorda el caballo”.”
“Ahora bien; en cuanto a los delitos cometidos –incidencia criminal-, los indicadores de productividad y efectividad, esto es, la cantidad de consignados y sentenciados condenatoriamente en relación con los delitos cometidos, son los siguientes:”
“Zedillo tuvo una productividad de 44.74 por ciento y efectividad de 39.2 por ciento; con Fox, su productividad fue de 45.17 por ciento y su efectividad de 27. 6 por ciento, en tanto que con Calderón su productividad ha sido del 30.38 por ciento y su efectividad de 12.4 por ciento. Aun así, se atreve a reclamar del Poder Judicial las libertades que concede a los pillos que captura pero que no sabe consignar, pues de Tijuana a Cancún, de Michoacán a Monterrey, de Pachuca a Ciudad Juárez, de Hermosillo a Mazatlán, las pifias son exactamente las mismas y los resultados, peor, pues no solo hay muchos delincuentes sueltos y placeándose, sino también aquellos pillos que desde los mandos policíacos abrieron puertas y bolsillos –igual de pillos- a la delincuencia asociándose con esta, en una complacencia y convivencia criminal conocida por muchos, excepto por la PGR. Entonces, debemos revisar los recursos humanos de este órgano constitucional de investigación y consignación.”
“En PGR, la plantilla de agentes del Ministerio Público Federal creció del presidente Fox a Calderón en 33 por ciento, al pasar de 3 mil 706 fiscales a 4 mil 857, en tanto que la burocracia de la dependencia –puestos administrativos y jefes para todo- se disparó un 103 por ciento al pasar de 7 mil 887 a 14 mil 447 plazas. Sin embargo, el brazo armado de la institución, esto es, la plantilla de agentes policíacos aumentó solo un 10 por ciento puesto que de ser 4 mil 414 elementos con Zedillo, ahora son 4 mil 902, en tanto que el incremento en la comisión de delitos, como ya se dijo, fue del 82 por ciento.”
“Por otro lado, en el plano internacional los resultados son dramáticos también –como se apuntó líneas atrás-, pues en el Índice Global de Paz México está en el lugar 107 de 149 posibles, habiendo descendido 28 posiciones en 4 años; conforme al Banco Mundial, en los indicadores “Control de corrupción” y “Aplicación de la ley”, México ha tenido un marcado descenso en 4 años, y vertiginoso en “Estabilidad política y ausencia de violencia y/o terrorismo”, situándose, en este rubro, en la zona roja de peligro y, además, según Transparencia Internacional, en el “Índice de percepción de la corrupción”, México se encuentra en el lugar 98 de 180 países, descendiendo en 4 años 26 lugares. Y la lista es larga aún…”
“Así las cosas, por sus descomunales desaciertos y su mediocre trabajo, a Felipe Calderón habría que someterlo a la justicia federal para que responda de tanta atrocidad derivada de su soberbia, de su fallido gobierno, y de sus mentiras, puesto que prometió un país mejor al que ahora tenemos.”
“Ahora quiere descargar su ineficiencia en el Poder Judicial, siendo que la responsabilidad es de él. A los jueces y magistrados pretende atribuirles la responsabilidad de la impunidad que impera en el país. Recientemente dijo “no es porque la traiga contra los jueces, pero ya también empieza uno a cansarse, porque uno los agarra, los agarra y los agarra, y ellos los sacan, los sacan y los sacan”.”
“No hay duda de que los jueces concedan libertades a los pillos, pero antes de embestir el trabajo judicial –que debe ser revisable, claro- debiera Calderón reconocer que si los delincuentes se mantienen libres se debe fundamentalmente a dos cosas: una, por la ineficiencia de sus órganos de prevención e investigación –SSP y PGR-; y dos, por lo laxo de la norma penal en un nuevo sistema de justicia, que ya está vigente en varios estados del país.”
“Pero la lengua suelta de Calderón contra el Poder Judicial no es únicamente de ahora. En su campaña presidencial, estando de visita en Tijuana en junio de 2006, comenzaba a aflorar la embestida en su contra; entonces, dijo: “estaré cerca, muy cerca (de Baja California), con todo el peso federal para combatir la delincuencia. Voy a reclutar a ministerios públicos y jueces que no estén ‘maiceados por los capos’…”. No explicó a qué se refería con ello, ni por qué.”
“Después, en septiembre de 2009, en la clausura del foro “Víctimas del Secuestro”, dijo –menos agresivo- “tenemos un enorme rezago que ha impedido que las autoridades estemos en el cumplimiento de una obligación elemental, que es el de saber cómo manejar estos casos en el país […] necesitamos una reconstrucción institucional empezando por las policías, por los ministerios públicos, por los jueces.” Entonces critiqué que se diera cuenta de ello al inicio de su cuarto año de gobierno, ratificando lo dicho por Nelson Vargas de que “las autoridades se encuentran envueltas en la burocracia, la corrupción y la impunidad, pero principalmente se encuentran envueltas en el valemadrismo”. Y debe hacerse notar, entre paréntesis, que esa postura enérgica de Nelson Vargas le ha valido ser excluido de los foros en donde se ha utilizado a Alejandro Martí y a Olga Wallace como comparsas del gobierno federal, más allá de la propia tragedia que –lamentablemente- vivieron.”
“Siguió en enero de este año al concluir el “Primer Diálogo por la Seguridad de 2011” –lo que realmente han sido monólogos- al arremeter otra vez contra los jueces señalando que “más que impartidores de justicia son, en algunos casos, verificadores de requisitos”. Posteriormente, en los diálogos celebrados en Chapultepec en junio de este año, y en ocasión del homicidio de la activista Rubí Frayre en Chihuahua, embistió nuevamente diciendo que perdió la vida “a causa de una omisión imperdonable de la autoridad, y ahí, en esos jueces incompetentes o en una ley absurda, o en las dos cosas, está la responsabilidad del Estado”.”
“La embestida más actual ha sido en ocasión de la tragedia de Monterrey, donde se hizo público que uno de los delincuentes había sido detenido el año pasado -2010- por robo de vehículo, argumentando Calderón que si un juez no lo hubiera ‘soltado’ muy probablemente la tragedia no habría sucedido, pero ocultó que dicho delincuente había alcanzado su libertad por lo laxo de la ley vigente; esto es, que si la ley hubiese sido más rígida, dicha persona aún se encontraría en prisión por aquél delito. Y de allí, pues, el ‘cansancio’ presidencial de que el ejecutivo los ‘agarra’ y el poder judicial ‘los suelta’.”
“El presidente Calderón engaña a la sociedad pretendiendo fincarle al Poder Judicial la responsabilidad de la elevada impunidad que existe en el país, olvidando, incluso, que el anterior presidente de la SCJN le había advertido públicamente en junio de 2010 –en una de esas jornadas por la seguridad-, “si no hay experiencia en quienes van a ejercer la labor de fiscales o de acusadores, muchos procesos pueden resultar fallidos”. Y así ha sido.”
“A Calderón no le ha importado la experiencia como requisito fundamental para las áreas de seguridad y justicia; la más reciente prueba es la asignación del muchacho Poiré como titular del CISEN, evidenciando el giro político – electoral de la dependencia para la siguiente elección federal.”
“La congruencia –de Calderón- tampoco ha sido su mayor virtud. Critica a los jueces, pero no voltea a ver la ineficiencia de la SSP ni la de la PGR. Critica las libertades que conceden los jueces, pero no presenta iniciativa que endurezca la sanción penal dado el estado de excepción que se padece. Reclama la existencia de leyes ‘absurdas’, pero el proyecto de Código Federal de Procedimientos Penales que ha enviado al Congreso es tan laxo en cuanto al actual catálogo de delitos graves que, de aprobarse, vendrá a descomponer aún más la seguridad pública del país pues habrá más delincuentes en la calle. Y no es algo que se deba permitir.”
“En el curso de hoy -2 de septiembre de 2011- habrá de rendir un mensaje a la nación en el Museo de Antropología, aunque debería acudir a sesión de Congreso General para decir con gallardía, honor y pundonor, “Honorable Congreso de la Unión: reconozco que he fallado como presidente de todos los mexicanos…” y, a partir de allí, rectificar el rumbo para los catorce meses que le restan.”
“Pero seguro no lo hará; no tiene las agallas para ello.”
“Es hora, entonces, de que la nación se lo demande.”

De este libro acabo de sacar la segunda edición, corregida y aumentada. Quien desee adquirirlo, ya está a la venta en librerías.

Checa Esto

¿Qué son los alimentos enriquecidos y fortificados?

Es posible que cuando vayas de compras leas a menudo en las etiquetas que son …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *