CM / NOTAS CURIOSAS / Estas son las leyes mexicanas más insólitas que existen

Estas son las leyes mexicanas más insólitas que existen

Eruviel Ávila en 2014 quería ‘encarcelar’ a los maestros faltistas. El exgobernador envió al Congreso local una iniciativa de reformas para sancionar con “cárcel, inhabilitación o multas a los maestros que abandonaran sus funciones”.

El gobierno de Sonora tiene tenencia a burros y caballos de 100 pesos por ejemplar, y cuya vigencia lleva casi 100 años. El Estado no desmintió su existencia en 2013 y sólo aclaró que “el impuesto no se cobra”.

Para aumentar los arcas municipales, en 2013 el Ayuntamiento de Jojutla, Morelos, aprobó una “cuota simbólica de 72 pesos mensuales” a los limpiaparabrisas que trabajaran en los semáforos de la ciudad. Se había aprobado una cuota de 150 pesos mensuales pero “la buena voluntad” del gobierno hizo que disminuyera a la mitad.

En 2011, en Sinaloa se firmó un decreto para prohibir la difusión de narcorridos y la presentación en lugares públicos de artistas que hicieran promoción del crimen organizado en bares, cantinas, centros nocturnos y salones de fiesta. Sin embargo, en 2013, la Suprema Corte de Justicia de la Nación revirtió la decisión del gobierno de Sinaloa de prohibir los narcocorridos y ya se pueden escuchar con toda libertad.

Para tratar de erradicar los accidentes por alcohol, se presentó una iniciativa en Sonora en 2009 para prohibir la venta de cerveza fría en tiendas, así como limitar el horario de venta de 2-9 de la noche.

En Durango desde 2013 la venta de elotes durante la noche del Grito de Independencia quedó prohibida, ya que el olote y el palo podían ser utilizados como “proyectiles”, medida tomada por “cuestiones de seguridad

Por “Civilidad y Valores” Guanajuato aprobó en 2009 castigar con 36 horas de cárcel o multas de 30 salarios mínimos a quienes se besaran en la calle. La “Ley de Civilidad y Valores” de Guanajuato también aplicó para los que pidieran limosna, personas que no usaran puentes peatonales, ambulantes, Incluso, personas que dijeran groserías en la vía pública.

En 2011 en Sonora, se ofreció a los habitantes condonar 200 pesos en el impuesto al predial o agua por cada perro callejero que fuera entregado al Centro de Control Animal para ser sacrificado. La ley se promovió por el exalcalde priísta Manuel de Jesús Baldenebro Arredondo, que fue conocido como el “mata perros”.

Debido a que los empleados del ayuntamiento de León se distraían en el trabajo, en 2013 la presidenta municipal Bárbara Botello prohibió el uso de redes sociales en horario laborales, ya que según sus datos, casi el 60 por ciento del tiempo la pasaban en el Facebook.

En Yucatán, el Estado prohibió a los profesores de primaria utilizar teléfonos celulares, tabletas y laptops durante las horas de clase “a menos que la planeación los describa como necesarios”. Los docentes ya no pueden usarlos o podrían ser sancionados.

“Ni una galleta” podían comer los empleados del municipio El Naranjo de San Luis Potosí, durante la jornada de trabajo de 8:00 a 15:00 horas, y es que el alcalde Artemio Álvarez de León prohibió en octubre de 2012 el consumo de alimentos durante el horario laboral para que no se distrajeran. Para compensarlo, les pedía “llegar almorzados”.

Ir a la lucha libre en México y no decir al menos una grosería es una contradicción. En marzo de 2010, los dueños de la Arena Puebla prohibieron a los aficionados decir groserías dentro del inmueble. En los carteles de las peleas pusieron la advertencia: “Se prohíbe pronunciar palabras obscenas y arrojar objetos, la persona que sea sorprendida será consignada a las autoridades. Nos reservamos el derecho de admisión”.

El gobierno de Tamaulipas en enero de 2011 prohibió a sus empleadas usar minifaldas, escotes y pantalones entallados en horas de trabajo para evitar distraer a compañeros de trabajo.

En 2013 los diputados federales aprobaron modificaciones a la ley para prohibir los albures, los bikinis, las minifaldas y la ropa entallada en los programas de televisión”. La propuesta aprobada fue turnada al Senado de la República para su revisión, pero quedó en el olvido.

En 2013 en San Luis Potosí los diputados establecieron un impuesto por tener mascotas que “disfrazaron” con el aumento al precio de alimentos a mascotas en un 16%. ¿Las consecuencias? El modelo fue imitado en todo el país en 2015.

En Actopan, Hidalgo, están prohibidos los “gorrones”. Quienes entren a fiestas o eventos sin estar invitados pasarán 72 horas en la cárcel o tendrán que pagar una multa de 2 mil 500 pesos.

El congreso de este estado aprobó una ley del registro civil para prohibir registrar a menores con nombres propios peyorativos, discriminatorios o denigrantes, probablemente de las pocas leyes útiles en la lista. La ley prohíbe a los padres poner a sus hijos nombres como “Rambo”, “Marciana” “Burger King” o “Gordonia”, (estos nombres realmente fueron usados muchas veces en Sonora para nombrar a bebés). Tristemente el congreso votó por una modificación y la lista de nombres vetados fue eliminada, así que si vas a Sonora, puedes ponerle ‘Burguer King’ a tu hijo, lo más que pasará es que te den una ‘recomendación’ de no hacerlo.

 

Checa Esto

Perro salva a bebé enterrado que había sido abandonado por su madre

Un perro del noreste de Tailandia se ha convertido en un héroe al hallar y …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *